El orzuelo, causas y remedios

El orzuelo, causas y remedios

Antes de hablar de las causas y remedios contra el orzuelo, es bueno que todos tengan claro en qué consiste este trastorno.
Intentando simplificar al máximo una explicación que en medicina sin duda requeriría páginas de análisis más en profundidad, el orzuelo se puede definir como una especie de grano de los ojos.
Más específicamente, un orzuelo se define como una infección caracterizada por la producción de pus que afecta las glándulas de Zeiss o las glándulas de Meibomio.

¿Cuáles son las causas del orzuelo?

Hay dos tipos de orzuelo, como hemos dicho, el primero afecta a las glándulas de Zeiss y el segundo a las de Meibomian.
El orzuelo que afecta a las glándulas de Zeiss también se define de forma externa y se presenta principalmente en los párpados. Además de ser más evidente, también es más fácil de tratar.
El orzuelo interno, es decir, el que afecta a las glándulas de Meibomio, es en cambio más complejo de diagnosticar ya que ocurre en la parte interna del párpado.
Esta forma de orzuelo debe tratarse con mayor atención.

La causa de cualquier tipo de orzuelo debe buscarse siempre en la infección por estafilococos, una bacteria presente en la piel y que a menudo está relacionada con la blefaritis.
En detalle, cuando se forma una infección en los párpados, las bacterias pueden reproducirse dentro de las glándulas, iniciando una lesión. Los síntomas comunes a las dos formas de orzuelo descritas son dolor y secreción de pus. Normalmente, la liberación de pus ocurre cuando el orzuelo está en el estado más avanzado y alivia el dolor.
Otros síntomas que son bastante visibles a simple vista son la hinchazón y el enrojecimiento del ojo donde se encuentran las bacterias.

En lo que respecta a los tratamientos, el orzuelo externo normalmente no causa preocupación y, mientras no se propague, se puede esperar que siga su curso natural. Para el interno, en cambio, la discusión es más amplia y la visita al médico es fundamental. De hecho, existe la posibilidad de que la infección bacteriana también pase a zonas vecinas.
El tratamiento del orzuelo pasa por el de la blefaritis. Una buena higiene ocular además de combatir la infección previene el problema. En cuanto a la cura, el orzuelo suele retroceder con una pomada antibiótica prescrita por el médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *