Salud en semillas oleaginosas

Salud en semillas oleaginosas

Las semillas oleaginosas son una fuente de naturaleza y bienestar. Una vez estas semillas no estaban tan disponibles como hoy en día, ya que emporios, supermercados y muchas tiendas orgánicas las venden a voluntad en sus puestos. Pero, ¿por qué las semillas son tan buenas y cuáles son las más ricas en nutrientes? Las semillas oleaginosas son buenas para usted porque contienen una gran cantidad de omega 3, aminoácidos que protegen la salud del corazón y las arterias del envejecimiento y la oxidación. Las semillas también son una fuente importante de vitaminas B y sales minerales preciosas, como zinc, magnesio, calcio e incluso germanio, un mineral raro que debe incluirse en la dieta diaria para aumentar el bienestar y la salud personal.

Las semillas más ‘buenas’ son sin duda las del lino, que contienen ácido linoleico y, por tanto, ayudan al organismo a defenderse de la oxidación. Las semillas de lino también contienen mucha vitamina A, por lo que son amigas de la belleza de la piel y el cabello. Su uso se puede hacer agregándolos a sopas, ensaladas y preparaciones de verduras, carnes y pescados, consumidos estrictamente crudos y sin excederse nunca en porciones.

Las semillas de calabaza tienen propiedades tónicas y vermífugas y saben muy bien. En productos horneados, sopas o pastas, estas semillas pueden enriquecer las recetas con sabor y también pueden disfrutarse solas durante el desayuno. Lo mismo ocurre con las semillas de sésamo, que son importantes para proteger el sistema inmunológico y son una buena fuente de proteínas. Las semillas de sésamo son versátiles, tienen buen sabor y se pueden disfrutar en ensaladas o para decorar panes o palitos de pan caseros.

Por último, el ácido clorogénico que contienen las semillas de girasol resulta importante para tonificar el organismo y volver a proteger el sistema inmunológico. Este tipo de semillas se pueden elegir para enriquecer platos o para degustarlas de forma natural, dado el buen y delicado sabor y la eficaz acción protectora que ejerce en el organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *