Semillas de calabaza: propiedades y beneficios

propiedades de las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza se consideran un alimento rico en propiedades beneficiosas.

Las propiedades beneficiosas de las semillas de calabaza son tantas y te permitirán mejorar tu salud de muchas formas diferentes. Éstos son algunos de los principales.

1. Mantienen el corazón sano

Las semillas de calabaza son ricas en esteroles vegetales (fitoesteroles), magnesio, ácido linolénico y Omega 3: todos elementos que bajan el nivel de colesterol malo en sangre y mejoran la salud del corazón y de todo el sistema cardiovascular.

2. Promover el descanso y combatir los síntomas depresivos.

La acción del L-triptófano, un aminoácido similar a la serotonina, ayuda a descansar bien por la noche y a mejorar el estado de ánimo. Por eso es especialmente útil en casos de depresión.

3. Son excelentes desparasitantes y antiinflamatorios naturales.

La cucurbitina, un aminoácido presente en la familia de la calabaza, ayuda a eliminar las lombrices y los parásitos intestinales, mientras que el ácido linolénico ayuda a combatir la inflamación y la hinchazón de forma completamente natural.

 

4. Luchan contra la acidez y ayudan a una digestión adecuada.

Las grandes propiedades alcalinizantes de la calabaza contrarrestan el ácido del estómago que a menudo se crea durante la digestión de alimentos como la carne, los azúcares y las harinas refinadas. Además, las semillas contienen muchas vitaminas B que permiten la correcta asimilación de carbohidratos y proteínas y su transformación en energía.

5. Mantienen estable el nivel de azúcar y evitan caídas de energía

La vitamina K, contenida en las semillas de calabaza, asegura que el nivel de azúcares presentes en la sangre se mantenga constante. Además, las semillas contienen mucho hierro y se pueden consumir como snack, evitando caídas de energía durante el día.

6. Mantienen la próstata sana y combaten las infecciones urinarias.

Los fitoesteroles, zinc y Omega 3 presentes en estas semillas ayudan a mantener sana la próstata y a evitar la aparición de tumores e hipertensión prostática benigna. De hecho, inhiben la producción de dihidrotestosterona, que provoca la proliferación de células prostáticas. Y esto sin los efectos secundarios normales, como la disfunción eréctil.

Las semillas de calabaza también son particularmente útiles para combatir la inflamación y las infecciones del tracto urinario en hombres y mujeres.

7. Pérdida de cabello

La presencia de zinc y ácidos grasos también ayuda a prevenir y tratar la caída del cabello, haciéndolo más fuerte y saludable.

Aquí están sus 10 principales propiedades beneficiosas.

1) Que descanses bien

Las semillas de calabaza tienen un alto contenido en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, que ayuda a asegurar no solo que vivamos nuestros días de buen humor, sino también a ayudarnos a disfrutar de un buen descanso por la noche, para así recuperar toda la energía. necesario para afrontar los compromisos del día siguiente.

2) Corazón y relajación

Entre los componentes nutricionales presentes en las semillas de calabaza se encuentra el magnesio, elemento que ayuda a dar a nuestro organismo una sensación de relajación. De hecho, el magnesio se considera una sustancia naturalmente calmante y relajante, además de ser considerado beneficioso para una correcta actividad cardíaca.

3) Equilibrio

Las semillas de calabaza tienen un contenido que no debe subestimarse de proteínas altamente digestibles que ayudan a mantener niveles regulares de azúcar en la sangre cuando se consumen durante el día como refrigerio. Mantener estables los niveles de azúcar puede ser clave cuando se trata de perder peso. Es por eso que las semillas de calabaza también se recomiendan a menudo para quienes siguen una dieta de pérdida de peso.

4) Omega3

Las semillas de calabaza contienen ácidos grasos esenciales omega3, lo que las convierte en una valiosa fuente vegetal de estos elementos. Su presencia permanece en un alimento que se les extrae en frío: el aceite de pepitas de calabaza. Podría resultar útil en el tratamiento de pacientes con hipertrofia prostática benigna, como sugiere un estudio científico publicado en 2009.

5) zinc

El contenido en zinc de las semillas de calabaza las convierte en un alimento apto para el consumo de la población masculina, ya que este mineral se considera capaz de realizar una acción protectora contra la próstata. También se recomienda la ingesta de alimentos que contengan zinc para las mujeres embarazadas y aquellas que deseen mantener bajo control sus niveles de colesterol.

6) Hierro

Las semillas de calabaza, junto con legumbres como lentejas, frijoles y garbanzos, pueden considerarse una fuente vegetal de hierro. Tomarlos como refrigerio puede ayudar a contrarrestar la caída de energía a lo largo del día. Las semillas de calabaza tostadas pueden ser un sustituto saludable de los bocadillos clásicos comprados en el supermercado.

7) propiedades antiinflamatorias

Las semillas de calabaza están consideradas como un verdadero antiinflamatorio natural, con poder casi medicinal. Por tanto, su ingesta puede ayudar a paliar los estados inflamatorios de nuestro organismo. En algunos casos, pueden ayudar a combatir la irritación y la hinchazón sin los efectos secundarios típicos de los medicamentos.

8) Fitoesteroles

Se encuentran en tercer lugar en el ranking de semillas y frutos secos con mayor contenido de fitosteroles. De hecho, se ven superados por las semillas de girasol y los pistachos, pero siguen siendo una fuente que no debe subestimarse. Esta característica les permite reducir los niveles de colesterol en sangre.

9) Bienestar intestinal

Las semillas de calabaza contienen una parte de esas fibras vegetales que deben incluirse en nuestra dieta para que nuestros intestinos puedan funcionar con regularidad. Por lo tanto, su suposición es particularmente adecuada para quienes tienen problemas desde este punto de vista y desean encontrar su propio equilibrio.

10) regulación del pH

Las semillas de calabaza ayudan a alcalinizar el pH del cuerpo. La acidez excesiva provocada por la ingesta de algunos alimentos (como carnes, azúcares y dulces, harinas 00 y derivados) se ha relacionado con la aparición de estados dolorosos e inflamatorios. Otros alimentos alcalinizantes son los vegetales, con especial referencia a los que se pueden comer crudos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *